Pages

Región Wolayta: población y forma de vida

En la Región de Wolayta se estima una población de 1.721.339 habitantes, con una densidad de 385 habitantes/km2. Los Wolaitas tienen su propia cultura, tradición, legado político y su reino. Forman alrededor de 200 clanes, que se dividen en dos tribus principales llamadas Malla y Dogala. Los clanes se distinguen en inferiores y superiores, nobles y plebeyos, libres y esclavos; y no se puede, bajo ninguna circunstancia, sobrepasar las barreras establecidas por la tradición. La mayoría de la población son cristianos protestantes evangélicos, algunos cristianos ortodoxos y el resto musulmanes y otras confesiones cristianas.

Los Wolaitas son unas de las personas más pobres de Etiopía, así como de todo el mundo. La mayoría vive en zonas rurales, en tukules o casas de córcoro; aunque la mayor parte del día están todos fuera de sus casas. Su medio de subsistencia es la agricultura, que realizan con herramientas de mano arcaica. La escasez de tierra, la degradación ambiental y la pérdida de fertilidad del suelo debido al cultivo prolongado, son los principales problemas, que dan lugar a la baja productividad agrícola y por ello a la deficiencia de alimentos y el alto porcentaje de malnutrición en la zona. Casi la mitad de la población sufre de escasez de alimentos y están por debajo del umbral de la pobreza.

Un momento importante en la vida social de los wolayta y en realidad de todo el país, es el día semanal de mercado, representa una ocasión importante para las relaciones y los intercambios, un momento que ninguno se pierde y en el que todos están presentes con gran puntualidad.

Su lengua se llama Wolaitigna (ወላይትኛ) en amárico, o Wolaitatuwa en el idioma local. Sodo es el centro administrativo de la zona. Se encuentra a 383 km. al sur de Addis Abeba y a 157 km de Awassa. 
 
La música juega un papel importante en la vida de los Wolayta, tanto en momentos de alegría como de tristeza; todo lo celebran con largas e interminables canciones y bailes, siempre acompañados de aplausos y ritmo de tambores. Melodías únicas y de ritmo rápido, así como sus danzas tradicionales que resultan del todo acrobáticas.

Uno de los aspectos más desagradables de la sociedad Wolayta, como en el resto de Etiopía y de África, es la baja y deprimente consideración que tienen a las mujeres. Una mujer vale más cuantos más hijos pueda dar y rinda más en sus trabajos diarios: cavar la tierra, transportar agua, proveer la leña, preparar alimentos y bebidas, limpiar la casa, atender a los hijos, ir al mercado para vender los productos de su trabajo, etc… La sociedad reconoce al hombre amplia autoridad tanto sobre la mujer, como sobre los hijos.

En la zona el acceso a la educación es muy bajo, cuentan con malos servicios de salud, una infraestructura deficiente y falta de suministro de agua potable. Los Wolaitas necesitan escuelas, servicios de salud, abastecimiento de agua potable, otras infraestructuras y medios agrícolas para mejorar la producción de alimentos. En otro aspecto, también necesitan justicia, igualdad, distribución equitativa de los recursos y seguridad política y económica.
 

 

Lo más visto